Avatar

La investigación y desarrollo de medidas de seguridad en vehículos que pueden conducirse sin necesidad de carné es una constante en las últimas décadas que hace que hoy estos coches puedan considerarse seguros. Que el vehículo sea más lento y pequeño que los demás no debe ser una barrera en su seguridad ni en la confianza que el conductor pone en su coche. Los usuarios buscan en este segmento la seguridad de un chasis sólido con buena respuesta a las colisiones y lo práctico de su conducción, encontrando numerosas razones para que elección sea la adecuada tanto en seguridad activa como pasiva, ya que cuentan con positivos resultados en las pruebas realizadas. Prueba de ello son las equipaciones con dispositivos pioneras en el uso de la tecnología Ixotech, así como en los Crash Test, que no son exigidos por la normativa europea pero que las unidades más exigentes poseen.

El éxito de este Crash Test en estos vehículos son comparables a los obtenidos con un automóvil convencional, certificados por el prestigioso UTAC, laboratorio francés responsable de las pruebas Euro NCAP para los mayores fabricantes de automóviles. Los resultados no dejan duda sobre la manera en que puedes estar tranquilo con este tipo de vehículo ya que reflejan cero intrusiones de elementos ofensivos en el interior del habitáculo. También constatan nulo retroceso de la columna de dirección, evitando daños al tórax, así como una excelente absorción del choque gracias a la deformación programada, permaneciendo las puertas cerradas y sin deformarse después del choque, evitando la salida de extremidades u otras partes del cuerpo. La apertura posterior de estas puertas es plenamente viable, facilitando la evacuación y otras maniobras en caso de socorro.

En cuanto a la otros aspectos de seguridad de los llamados microcoches hemos de referirnos a la presencia de frenos de disco eficaces que se adaptan a cada situación, una célula de seguridad y plataforma de alta resistencia integrada en el chasis, visibilidad con carencia de puntos ciegos, optimizado sistema de faros para una eficaz iluminación en circunstancias adversas, airbag o cinturones de seguridad con una resistencia superior a una tonelada, que supera con amplitud lo que la ley exige en la materia. La estructura se desarrolla en ABS, un material de tipo plástico que además es totalmente reciclable y súper absorbente en cuanto a impactos.