Avatar

Los coches sin carnet están cada vez más visibles en las calles de nuestras ciudades. Se trata de los comúnmente denominados "micro coches”, que se encuentran encuadrados dentro de la categoría de cuatriciclos ligeros. Esto hace que sus características de velocidad no puedan exceder de los 45 km/h, y su cilindrada ha de resultar inferior a los 50cc. Si estamos hablando de vehículos eléctricos, esta condición técnica se traduce en que la potencia máxima neta del vehículo no debe superar los 4 KW.

Si estás valorando la compra de uno de estos micro coches sin carnet has de saber que para poder conducirlo debes tener vigente el carnet de conducir del tipo AM, que corresponde a un ciclomotor. Esta primera premisa se complementa con algunos otros requisitos. Por ejemplo, se debe tener 15 años de edad como mínimo para poder conducirlo. Antes de ponerte al volante deberás pasar un test psicotécnico y otro de 20 preguntas en la Jefatura Provincial de Tráfico, debiendo aprobar además un examen práctico bastante básico. Para obtener el permiso de circulación del tipo AM o superior (A1, A2, A o B) hay que rellenar una solicitud en la DGT, aportando el DNI o permiso de residencia, con una foto carnet y el pago de una tasa.

Respecto al vehículo, debe contar con matrícula provincial del lugar donde se resides, y obtener vigente el permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica. Es obligatoria la contratación de un seguro de responsabilidad civil para poder conducirlo. El vehículo no excede habitualmente de dos plazas, siendo sus placas de color amarillo con letras negras. Estos coches sin carnet deben pasar la ITV desde el cuarto año, y posteriormente cada dos. La reglamentación señala que este tipo de vehículos tienen prohibida la circulación por autopistas o autovías, debiendo en las carreteras convencionales circular por el arcén o invadiendo el menor espacio posible de la calzada. En caso de que no haya arcén, avanzarán por el carril derecho.