Avatar

Técnicamente la respuesta a esta pregunta es tajantemente negativa. Los coches no se pueden conducir sin carnet. Pero hay un añadido a esta cuestión que probablemente es la que va a despejar definitivamente tus dudas, y que hace alusión a un tipo de vehículo con unas características especiales al que denominamos cuadriciclo ligero. Estos vehículos pueden ser conducidos sin el correspondiente permiso que requieren el resto de coches y por eso son conocidos como «coches sin carnet». Estos elementos de movilidad no son considerados técnicamente como coches, sino que se encuadran en la misma categoría que abarca a los quads y ATV. En España, para conducirlos es suficiente si tienes el permiso de ciclomotor, ahora denominado ‘permiso AM’. Se trata de un carnet de conducir que no requiere mucha dificultad para su obtención y que puede posibilitarte el desplazamiento en estos vehículos motorizados dotados cada vez de mayor confortabilidad y prestaciones.

 

Estos vehículos tienen una limitación de velocidad de 45 km/h y tienen prohibido circular por autopistas y autovías. En cambio, sí pueden hacerlo por carreteras convencionales, conduciendo por el arcén o lo más a la derecha posible, por ello no es extraño que estén muy extendidos en el medio rural, para el que se dispone de modelos especialmente diseñados incluso para el transporte de cargas.

 

Para poder contar con un permiso de conducción de este tipo y así poder conducir estos cuadriciclos ligeros, debes tener al menos 15 años de edad. El proceso para su obtención incluye la superación de un test psicotécnico, pasar por un examen teórico y realizar sencillas pruebas prácticas como un cambio de sentido y un estacionamiento. Si ya disponemos de un carné superior al AM estamos perfectamente habilitados para conducir un ‘micro coche’, como también se denomina a este tipo de vehículos.

 

Se trata de coches con cuya conducción es muy sencilla, similar a la de un coche automático, ya que se basan simplemente en un acelerador y un freno, careciendo del pedal del embrague y caja de cambios, lo que facilita mucho su conducción. Son de un tamaño muy manejable, lo que afecta positivamente a su aparcamiento, y resultan ideales para la ciudad y los pequeños desplazamientos.  Su motor se basa en el de un ciclomotor, que es su pariente directo, pero sus ventajas con respeto a este son muchas ya que al tener cuatro ruedas resultan mucho más estables. Por otro lado, se trata de vehículos cubiertos que te amparan de las inclemencias meteorológicas o el frío, y resultan más seguros en caso de accidente ya que te protegen mucho más que una moto. Los hay con prestaciones extra que incluyen desde aire acondicionado hasta otros añadidos que nos harán más confortables nuestros desplazamientos.